martes, 16 de septiembre de 2014

Las tentaciones de Jesús en el hombre de Hoy... Segunda Parte: Poder

El evangelio de Mateo nos trae una de las experiencias fuertes que Jesús vivió durante cuarenta días en su paso por el desierto.  Cuenta el evangelista que al final de ese largo ayuno, fue tentado por el demonio, donde éste le ofreció a Jesús los tres grandes males del hombre: materialismo, poder e idolatría (Ver Mateo 4, 1-11). Tentaciones que Jesús rechazó radicalmente, pero que muchos de nosotros no hemos podido hacerlo, porque seguimos escuchando la voz del mal. Veamos:

Poder :"Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: "Encargará a los ángeles que cuiden de ti, y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras" (Mateo 4,6)

Cuando uno piensa en el poder, necesariamente debe pensarse en que existen dos clases de personas, el que gobierna y el que es gobernado, el amo y el esclavo, el patrón y el empleado, el supervisor y el trabajador, el que está arriba y el que está abajo. Estas dos maneras de ser en la sociedad, en algunas familias están representadas en el padre que se cree la autoridad suprema porque es hombre, porque es el que lleva el cheque más grande, porque es el que paga ciertas deudas, porque es el que puede salir solo y llegar a la hora que quiere, porque es el que arregla los problemas a golpes, porque es el que supuestamente tiene el poder; y en la mujer que es todo lo contrario: es la que obedece a la autoridad de su marido macho, le entrega el cheque a su marido porque el de ella es menor, es la que paga ciertos gastos sencillos, es la que no puede salir sola ni compartir con sus amigas, es la que recibe los golpes para solucionar los problemas, es la que supuestamente está sometida al poder. 
    
Esta clase de poderes que se evidencian en algunas familias, llevan a formar hijos machistas y niñas sometidas a la autoridad, que gracias al ejemplo de sus padres garantizará que las siguientes generaciones continúen por este caminar. Por eso, es importante que el poder en la familia esté entendido como responsabilidad de padre y madre; debe estar entendido con normas claras que surgen del diálogo y el compromiso, debe ser entendido como un mecanismo de crecimiento, de corrección fraterna y de amor incondicional. El poder en la familia está unido al testimonio de los padres, que a través de sus actos forman, llevando a la práctica la siguiente frase: “dime cómo formas a tu hijos, y te diré cómo son ellos”.

Padres, Jesús frente a ésta prueba, le recomienda a Satanás no tentar a Dios, no abusar del poder, no imponer a la fuerza la norma. Por ello, estamos a tiempo de ser la gran alternativa para cambiar y ser mejores padres, ya que  nuestros hijos lo necesitan.

Próximo miércoles, la tentación de la idolatría.

Para más infrmación, visite nuestra página: www.iglesiasdomesticas.com 

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Las Tentaciones de Jesus en el hombre de hoy, Primera parte: Materialismo

El evangelio de Mateo nos trae una de las experiencias fuertes que Jesús vivió durante cuarenta días en su paso por el desierto.  Cuenta el evangelista que al final de ese largo ayuno, fue tentado por el demonio, donde éste le ofreció a Jesús los tres grandes males del hombre: materialismo, poder e idolatría (Ver Mateo 4, 1-11). Tentaciones que Jesús rechazó radicalmente, pero que muchos de nosotros no hemos podido hacerlo, porque seguimos escuchando la voz del mal. Veamos:

Materialismo :"Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes." (Mateo 4,3)
La gran mayoría de los hispanos  que llegamos a este país, carecíamos  de recursos que son importantes como medio para llevar una vida cómoda y digna: tener una casa donde vivir, tener un carro para transportarnos, tener tarjetas de crédito para comprar, tener ciertos lujos o gustos que podemos adquirir sin ningún problema, tener la posibilidad de irnos de vacaciones, tener….            El problema del verbo tener es cuando deja de ser un recurso y pasa a ser un deseo materialista por tener la mejor casa del vecindario, por tener el mejor carro último modelo, tener todas las tarjetas de crédito posibles para  comprar todo lo que hay en las tiendas e irnos de vacaciones a otro planeta. Esto es materialismo, cuando quieres convertir las piedras en panes, cuando quieres alcanzar todos tus caprichos, asi el cheque de la semana no alcance ni para los servicios de  tu casa o la gasolina de tu carro modelo 2013; a esto Jesús dice: "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios."

Frente a este materialismo exagerado que hace parte de nuestra vida cotidiana, es importante que pensemos por un momento o por más tiempo como lo hizo el maestro en el desierto. En qué invierto mi dinero?, qué hay en mi casa que me es útil o inútil?, soy un comprador impulsivo cuando estoy en una tienda o frente al carro de mis sueños? quiero convertir todas la piedras (deseos) en panes(realidades)?
Es el tiempo ideal para que reflexionemos esta primera tentación, de tal manera que podamos no solamente vivir con lo básico, sino también con cada palabra buena que sale de la boca de Dios. Como padres de familia, eduquemos a nuestros hijos en todo aquello que se puede y no se puede tener, asi estemos en el pais de las oportunidades.

Próximo mi
ércoles, la tentación del poder.

Para mas información visite nuestra página: www.iglesiasdomesticas.com
 


miércoles, 3 de septiembre de 2014

"Formando Nuevas Familias para la Nueva Evangelización"

En el Año internacional de la Familia declarado por la ONU (Organización de las Naciones Unidas) y como preparación a la Celebración de la III Asamblea extraordinaria del Sínodo de Obispos: “Los Desafíos Pastorales de la Familia en el Contexto de la Evangelización” (Octubre 5-19 de 2014), El Ministerio Hispano de la Diócesis de Raleigh, elaboró un plan de trabajo de manera inductiva y procesual -partiendo de la familia, hasta llegar el XVI Encuentro Diocesano de Catequistas y Líderes- bajo el tema: “Nuevas Familias a la Luz de la Palabra y Magisterio”; dos pilares fundamentales: la Sagrada Escritura (Palabra) lugar de encuentro familiar y las recomendaciones y acciones  presentadas por el Santo Padre desde los documentos de la Iglesia (Magisterio).

Durante este tiempo, los destinatarios han reflexionado temas asociados a la familia desde sus hogares -Actividad Familiar http://www.dioceseofraleigh.org/events/view.aspx?id=3635-  pasando por la profundización y toma de compromisos en sus parroquias -Actividad Parroquial http://www.dioceseofraleigh.org/events/view.aspx?id=3649 y Decanatos a través de dos Pre-Encuentros Familiares bajo la guía de la “Encíclica Luz de la Fe” los días 31 de mayo-http://www.dioceseofraleigh.org/events/view.aspx?id=3676 y  2 de agosto http://www.dioceseofraleigh.org/events/view.aspx?id=3677. Continuando con este Plan de Trabajo, el 6 de septiembre, catequistas y líderes nos daremos cita a partir de las 8;00 a.m. en la Parroquia de San Rafael en el XVI Encuentro Diocesano http://www.dioceseofraleigh.org/events/view.aspx?id=3765  bajo el tema específico: “Formando Nuevas Familias para la Nueva Evangelización” donde perfilaremos las Nuevas Familias que responderán a los desafíos culturales de la Nueva Evangelización desde el fortalecimiento de su Fe y proyección de su liderazgo en los ministerios parroquiales.

Los invitados que nos honrarán con su presencia y temáticas a desarrollar serán:

·         Excelencia Michael F. Burbidge
Obispo de la Diócesis de Raleigh

·         Monseñor Carlos Simón Vázquez
Sub-Secretario del Pontificio Consejo para la Familia
Tema: Formando Nuevas Familias para la Nueva Evangelización


·         Padre Rafael Capó, SCh.P.
Director del Instituto Pastoral del Sureste (SEPI)
Tema: Formando Nuevas Familias desde el Liderazgo

·         Sr. Jose H. “Pepe” Prado Flores
Director Internacional de las Escuelas de Evangelización San Andrés
Tema: Formando Nuevas Familias desde la “Familia de Emaús”


Desde ya! Agradecemos inmensamente su apoyo en esta gran actividad Diocesana. Si desea seguir este evento puede hacerlos a través de la estacion de radio: http://www.radiolavozdecristo.com 

Cualquier información sobre este Encuentro, puede comunicarse con:

William Cardona-Arias
Coordinator of Hispanic Family Life, Catechesis and Faith Formation
Phone: 9198219764
Mobile: 9198104213
Twitter:@williamyandrea

#encuentroseptiembre6   

martes, 26 de agosto de 2014

Nuestros hijos tienen demonios?

El Evangelio de San Mateo nos trae un pasaje bíblico de una mujer cananea que desesperadamente seguía a Jesús para que el Maestro pudiera curar a su hija del demonio que llevaba dentro. Después del diálogo entre estos dos personajes, Jesús quedó tan sorprendido con la fe de esta mujer que le aseguró a ella que todo lo que pida se le dará, de manera especial la curación de su hija (Leer Mateo 15:21-28).

Este Evangelio nos puede llevar a reflexionar sobre aquellos demonios que tal vez nuestros hijos tienen y nosotros por cuestiones de trabajo, obligaciones personales o tiempo dedicado al bar o a las compras no nos damos cuenta.  Estos demonios están a la espera de aquellos hijos  que viven solos, que no tienen comunicación, que no son apoyados, que no son motivados, que no son queridos, que no son tenidos en cuenta, que no son nada porque sus padres lo hacen sentir así; pero, cuáles podrían ser esos demonios que rondan a nuestros hijos?

Por cuestión de espacio, resaltaremos los tres grandes demonios que están a la espera del descuido de aquellos padres irresponsables para entrar al hogar:

·         Demonio del materialismo: Cuando nosotros como padres de familia pretendemos comprarle todo a nuestros hijos (juegos, ropa muy costosa, carros, celulares de última tecnología, darles mucho dinero o pagarles todos sus caprichos), pensando que de esta manera les demostramos  a ellos el amor que les tenemos. Tal vez ellos estarían más felices si diéramos amor y confianza que cosas materiales.  
 
·         Demonio del facilismo: Cuando  nosotros como padres de familia no les permitimos que nuestros hijos colaboren en la casa con las obligaciones básicas (colaborar con el aseo del cuarto, de la cocina, de la ropa, del jardín) pensando que ellos no deberían de hacerlo por ser menores de edad o porque tienen muchas tareas en la escuela. Tal vez ellos cuando sean grandes y vivan solos, agradecerán el haber aprendido a cocinar porque así no se morirán de hambre y no serán esclavos de las comidas rápidas y pre-cocidas.

·         Demonio de la falta de reglas: Cuando nosotros como padres de familia no somos claros o no tenemos reglas en la casa (horario de entrada y salida, horario para cenar o jugar, tiempo para la diversión y el trabajo) pensando que ellos no nos querrán porque les estamos exigiendo. Tal vez ellos estarían más seguros y felices en el hogar cuando hay claridad en las reglas, porque de esta manera conocen sus derechos y deberes con la familia.

Es el momento de pedirle  Jesús para que él nos ayude a liberar estos demonios que rodean a nuestros hijos, pero también es el momento de colocar de nuestra parte para que así como la mujer cananea, seamos curados por la fe que poseemos.

Para más información, visite la página: www.iglesiasdomesticas.com


miércoles, 20 de agosto de 2014

Usted abraza a su pareja?

Cuando un hombre y una mujer comienzan su relación de noviazgo, una de las grandes manifestaciones que juntos se expresan es a través del abrazo. Esta manera de demostrar el amor que empieza a fortalecerse entre ellos, se ve reflejada cuando: caminan tomados de la mano o abrazados; en los momentos de alegría o tristeza siempre existe el abrazo; al saludarse o despedirse el abrazo es el invitado esencial; en las celebraciones especiales, el abrazo es el mejor regalo que le puedes dar a tu pareja; en fin… en la relación de noviazgo, el protagonista es el abrazo.   Pero, qué pasa cuando las  parejas, después de haber tomado la decisión de casarse y de que haya transcurrido algún tiempo, comienzan a perder esta linda manifestación de cariño y amor? Por qué el abrazo pierde su papel protagónico entre los esposos? Por qué ya no nos abrazamos como antes o no nos tomamos de la mano?   Me da vergüenza abrazar a mi pareja?

El abrazo, también llamado forma de expresar los sentimientos más allá de las palabras,  es tan importante para el ser humano, que puede curar cualquier enfermedad o mejorar el bienestar emocional  en la persona o en la pareja. Algunos estudios detallan que las parejas, después de recibir un abrazo, su cuerpo libera una hormona que genera bienestar en las personas llamada oxitocina, enviándole al cerebro sensaciones de comodidad y vinculación innata, por lo que éste actúa como si todo fluyera muy bien; lo cual evita que la pareja sienta necesidad de buscar a alguien más. Por ello, presentamos cinco recomendaciones muy sencillas que usted puede tomar para fortalecer o comenzar a reavivar esta manifestación de cariño y amor con su pareja:

1.      Cuando se despierte en la mañana, abrace inmediatamente a su pareja saludándola y deseándole un feliz día.
2.       Haga suyo el propósito de caminar juntos tomados de la mano.
3.      Acostumbre a saludar o despedirse de su pareja siempre con un abrazo.
4.      Cuando se genere alguna discusión, no olvide que la mejor manera de reconciliarse es a través de un abrazo  
5.      Ore con su pareja o familia tomados de la mano.    

No es tarde, estamos a tiempo para revivir esta linda manifestación de amor que no cuesta nada y dice más que mil palabras.

Para mayor información visite nuestra página web: www.iglesiasdomesticas.com 


miércoles, 13 de agosto de 2014

"Yo soy el camino, la verdad y la vida"

Cuando se profundiza  la vida de Jesús de Nazaret, muchas personas recurren a conferencistas, expertos en cristología o hermenéutica Bíblia, que gracias al programa de Educación Religiosa que algunas parroquias presentan, es posible la preparación y comprensión del ser y quehacer del Gran Maestro. Ellos (los expertos) con su experiencia, nos contextualizan la vida de Jesús, nos presentan descripciones importantes a la hora de entender la misión y visión del Hijo de Dios. Esto es bueno, ya que debemos prepararnos para afrontar el desafío, de anunciar el Evangelio a tiempo y a destiempo, a los que no lo conocen o son indiferentes a ello (algunos profesionales, jóvenes, personas de otras religiones y culturas, ateos y hasta a un cierto grupo de católicos despistados).

El problema es cuando no hay preparación, cuando la  parroquia no brinda el espacio para la formación, cuando se pierde el interés por conocer más, pensando que ya lo sabemos todo, porque llevo muchos años en la Iglesia o soy muy amigo del Padre; o peor, cuando dejamos que cualquier persona nos hable de Jesús, simplemente porque se sabe un número de citas bíblicas de memoria.

El Capítulo 14 del Evangelio de Juan (versículo 6) colabora un poco en ese deseo de profundizar más la vida de Jesús cuando nos presenta la descripción sencilla que el mismo Maestro realizó al compararse con el camino, la verdad y la vida, cuando Tomás le pregunta preocupado a donde ir? Tres formas de comprender a Jesús, que podrían ser fáciles de entender pero difíciles de practicar. A continuación encontrará un pequeño significado de cada una de ellas, esperando que pueda ser de utilidad a la hora del llevarlas a la practicidad en su vida personal y comunitaria.

Yo soy el camino, cuando Jesús nos enseña que a través del testimonio podemos ser evangelizadores. Muchas personas encuentran a Jesús cuando ven el testimonio de los ministros parroquiales en sus hogares al ser buenos padres, buenos amigos en el trabajo, buenos esposos y respetuosos con la otra persona.

Yo soy la verdad, cuando Jesús nos enseña que a pesar de la dificultad siempre hay que decir la verdad, así el castigo sea la cruz. Muchas personas encuentran a Jesús cuando se dan cuenta que los ministros no vacilan al defender la verdad, no buscan su beneficio personal, al contrario, siempre están a favor de la justicia buscando el beneficio de la comunidad.

Yo soy la vida, cuando Jesús nos enseña que todos somos iguales sin importar que tú hayas sido pecador, enfermo, prostituta o extranjero. Muchas personas encuentran a Jesús cuando son aceptadas en la parroquia tal como son, cuando sienten que el templo es su casa y no  los discriminan por el color de piel, status migratorio o país de origen.

Tal vez si pudiéramos colocar en práctica estas tres comparaciones, les ahorraríamos muchos trabajos a los biblistas expertos en la materia y al mismo tiempo, ayudaríamos a la erradicación de los falsos profetas. 

Para mayor información visite: www.iglesiasdomesticas.com 



miércoles, 6 de agosto de 2014

Sabes qué es la Iglesia?

Cuando se hace esta pregunta, algunos hermanos católicos responden lo siguiente: es un es edificio muy grande, es el templo, es el lugar dónde vive el padre, es dónde voy a la Eucaristía, etc. Las respuestas pueden seguir y variar de acuerdo al conocimiento ó experiencia que se tenga.  El problema es que estas respuestas no responden al verdadero significado, toda vez, que la definición de Iglesia parte de dos palabras claves: BAUTISMO Y COMUNIDAD.

            Pues bien, la Iglesia somos todos aquellos que después de recibir el Bautismo -no importa a cuál edad- comenzamos hacer parte de una comunidad que por siglos ha llevado como soporte el proyecto de Jesús: “Amar y servir a Dios y al prójimo”. Con el paso del tiempo, los sacramentos nos van adhiriendo a esta definición, de tal manera que con el transcurrir de los años, se crece en edad pero también dentro de una comunidad. Es decir, según  la edad que tengas, esos serían los años que llevas amando y sirviendo a la comunidad. Ahora, preguntémonos: ¿Amo a Dios y a mi prójimo?, ¿sirvo a la comunidad?, ¿hago parte de algún ministerio parroquial?

            Si la respuesta  es “Sí” usted entiende muy bien lo que significa la Iglesia, ama a Dios que se manifiesta en su prójimo no importándole su condición social, política ó religiosa;  colabora y sirve con aquellas actividades que la parroquia ofrece, es consciente de que su ofrenda es importante para el sostenimiento y expansión de estos servicios, hace parte de un ministerio dónde usted es la imagen de Jesús cuando saluda, proclama la lectura, distribuye la comunión ó da formación a través de la catequesis. Si la respuesta es “No” preocúpese amigo católico, porque su talento, su carisma, sus cualidades que deberían estar al servicio de los demás, usted las está enterrando.

            ¡No es tarde¡ estamos a tiempo para comenzar a explotar al máximo, cada uno de los dones que el Señor nos ha regalado y que por falta de conocimiento, negligencia o ignorancia no lo hemos hecho. Tienes tiempo de acercarte a tu parroquia y recibir la información que necesitas, para integrarte a los grupos que sirven a Dios y al prójimo a través de los ministerios. Te aseguro que tienes el talento y la capacidad para fortalecer el grupo de personas, que cada fin de semana tú ves en la parroquia y que por años llevan prestando de manera desinteresada este servicio.

            Pidámosle a la Santísima Trinidad la fuerza necesaria, para seguir ó comenzar aquello que se llama comunidad, puesto que de esta manera estamos contribuyendo en el fortalecimiento de la Iglesia. Así que cuando te pregunten ¿qué es la Iglesia? Tú, no solamente puedas responder, sino también dar testimonio.


Pregunta a reflexionar: ¿Es tu familia una Iglesia doméstica?

Para más informacion visite: www.iglesiasdomesticas.com 

miércoles, 30 de julio de 2014

Y su hijo lo acompaña a Misa?

Si usted como padre de familia hace memoria, cuando era pequeño seguramente lo obligaban a ir a la misa. Era un martirio (en algunas ocasiones) para usted levantarse temprano, colocarse la ropa dominguera y asistir con su familia a la misa en la parroquia que lo vio nacer, o  tal vez en el pueblo o rancho en su país de origen.

Con el paso del tiempo esta norma que le imponía su familia, se fue convirtiendo en hábito, a tal punto que cuando era joven lo hacía por opción, gusto y fe que iba experimentado cada domingo, y mucho más si integraba algún grupo apostólico existente en su comunidad.

Hoy a la edad en la que se encuentra, tal vez no tan viejo de lo que parece, sigue asistiendo a la misa dominical; lo que usted formó como hábito en su infancia y juventud en su parroquia, lo sigue haciendo hoy al estar integrado en algún grupo ministerial. Valdría la pena que nos preguntáramos: Y su hijo o hijos, lo acompaña(n) a la misa? Usted les ha enseñado a ellos la importancia como cristianos católicos de asistir a la santa eucaristía? Ellos se han preparado para recibir la comunión, confirmar su fe a través del servicio a la comunidad y frecuentar la reconciliación? Ellos son la parte activa de su comunidad parroquial o son los que asisten pero se duermen o añoran la hora de que se acabe este santo encuentro?

Padres, Ustedes son los primeros evangelizadores de sus hijos. De Ustedes depende que la Iglesia pueda continuar regando la semilla del Evangelio a todas las naciones. Se imaginan una parroquia donde celebren una misa todos los domingos solamente con personas mayores durante veinte años? en el futuro, posiblemente esta sea una de las parroquias candidatas a ser cerradas por falta de juventud, ya que no existirían nuevos ministros que puedan continuar con la tarea que hicieron aquellos laicos que han gastado toda su vida al servicio de la comunidad.

Los invitamos a que lean el Documento de Aparecida (Quinta Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe), los numerales 302 y 303 para que profundicemos mucho más el concepto de familia y los deberes que ellas tienen en el marco de sus funciones como primeros evangelizadores.

Invite a su hijo a la misa; no lo haga con la voz del autoritarismo que aprendió en años anteriores, hágalo con la voz del amor, para que ellos comprendan y vivan la experiencia de Jesús Resucitado en sus corazones.  Recuerden que familia que reza y asiste unida a la Santa Eucaristía, permanece unida.

Para más informacion, visite nuestra página web: www.iglesiasdomesticas.com 

martes, 22 de julio de 2014

Me Perdono, me perdonas y te perdono

El Evangelio de Mateo nos trae la gran respuesta que Jesús le dio a Pedro cuando éste le pregunta cuántas veces se debe perdonar al hermano, ya que la ley de los judíos daba una cantidad limitada de tres veces.  Pedro, queriendo ser mucho más generoso, lo multiplicó por dos y le agregó uno más, creyendo que la respuesta de siete veces iba a ser la misma del Maestro. Cuál sería la sorpresa de Pedro al escuchar de Jesús que debemos de perdonar hasta setenta veces siete, es decir: SIEMPRE. Por ello le cuenta la parábola del Rey que ajustó cuentas con sus empleados, perdonando a uno de ellos todo lo que le debía; pero éste al no hacer lo mismo con uno de sus compañeros fue llamado nuevamente por el Rey para ser recriminado por lo que no hizo: PERDONAR, y fue llevado  a la cárcel para que pagara todo lo que debía. (Leer Mateo 18: 21-35)

Padres, la manera de enseñar a la familia el tema del perdón es a través de nuestro ejemplo; es decir, por medio del testimonio que nosotros demos  interna (me perdono) y externamente (me perdonas y te perdono) en el hogar. Estas tres maneras  de perdonar van de  la mano, puesto que uno da de acuerdo lo que tiene en el corazón. Para ello,  los invitamos que analicen su vida personal a través de una serie de preguntas que les ayudarán a evaluar su relación con el perdón:

Me perdono: Haz cometido errores en tu vida? Cuáles? Sigues repitiendo esos errores? Quisieras cambiar esos errores por oportunidades? Quieres perdonarte? Te comprometes a no volverlos hacer? 
Me perdonas:  Haz ofendido a alguien con tu actitud o con tus acciones? Le has pedido perdón? Quisieras pedirle perdón nuevamente o por primera vez a él o ella? Te comprometes a cambiar esa actitud o manera de ser que no te deja crecer como persona?
Te perdono:  Te han pedido perdón? Cuál fue tu reacción? Perdonaste de verdad? Quieres perdonarlo de verdad? Estas dispuesto a decirle a él o ella que los perdonaste de corazón?
Padres, éstas tres maneras de trabajar el perdón, pueden ayudarnos a crear fuertes lazos de amistad en la comunidad y amor en la familia. Recuerden que el perdón no solamente se enseña sino que también se practica, y que mejor que desde el hogar.

Lo interesante del perdón es que es setenta veces siete, es decir: SIEMPRE; no siete veces como supuso Pedro o tres como creían los judíos. Todavía estamos a tiempo, comencemos ya!

Para más información, visite nuestra página www.iglesiasdomesticas.com 

martes, 15 de julio de 2014

Sabes conjugar el verbo tener?

Cuando estás aprendiendo un idioma, el profesor dentro de sus exigencias  te pide conjugar los verbos en todas las formas utilizando las categorías de pronombres personales. Un ejemplo de ello es la acción tener que en el presente, estaría conjugado de la siguiente manera: yo tengo, tú tienes, ella tiene, él tiene, nosotros tenemos y ellos tienen. Así, este verbo indicaría que todos tenemos y nadie le hace falta.

El problema de este verbo cuando se confronta con la realidad en la que vivimos, muchos de nosotros solamente sabemos conjugar el yo tengo, y se nos ha olvidado que los demás, por muchas situaciones, problemas, falta de oportunidades, discriminación e incomprensión no tienen.  

Sería importante hacer realidad lo que en teoría nosotros aprendemos de memoria en la escuela con este verbo, donde yo tengo porque trabajo dignamente, usted tiene porque es una persona ejemplar y solidaria, ella tiene porque sirve de manera desinteresada a la comunidad, él tiene porque siempre se acuerda de los necesitados, nosotros tenemos porque compartimos y ellos tienen porque se acuerdan de sus paisanos.

Si nosotros lográramos, no solamente aprender los tiempos de este verbo, sino también comprender  el significado que lo rodea, seguramente nadie sufriría la injusticia social que algunos países padecen, nadie sería llamado pobre porque cada uno tendría lo equitativo a su talento y nadie tendría que abandonar  familia y tierra porque el sueño estaría allí donde nació y se formó. El tener implica que si yo en el pasado no tuve, hoy puedo tener gracias a mi superación personal, para que en el futuro pueda seguir adquiriendo todo lo que esté a mi alcance.

¿Te gustaría conocer la fórmula para que esto se hiciera realidad? Es muy fácil, lo único que debes hacer es complementar el yo con el tú, de tal forma que cuando yo tenga, me acuerde de los que no tienen para que juntos podamos experimentar lo que las primeras comunidades cristianas hacían en el siglo primero: “Todos los creyentes se mantenían unidos y ponían lo suyo en común: vendían sus propiedades y sus bienes, y distribuían el dinero entre ellos, según las necesidades de cada uno” (Hechos de los Apóstoles 2, 44-45 Biblia Católica de la Familia)

Padres, el reto que tenemos ahora es enseñarles a nuestros hijos que los verbos, no solamente se pueden conjugar, sino que también se pueden llevar a la práctica cuando pensamos en el prójimo. Si yo tengo, mi hermano también debe tener.
Pregunta a reflexionar: Como padre de familia, qué tipo de educación les estás inculcando a tus hijos en torno al “tener”?

Para mayor información, puede visitar nuestra página www.iglesiasdomesticas.com