miércoles, 23 de abril de 2014

LOS PADRES DE FAMILIA SON SAL Y LUZ


Definitivamente una de las grandes profesiones que tiene una alta cuota de responsabilidad y sacrificio en la sociedad es la de ser Padres e Familia. Este trabajo o vocación  que se hace sin recibir cheque semanal, este amor que se da a veces sin recibir lo mismo como respuesta de parte de los hijos tiene dos ingredientes que el Evangelio de Mateo en palabras de Jesús nos lo recuerda hoy: Ustedes son la sal de la tierra y la luz del mundo.
Ustedes padres son sal y la luz de sus hijos en la medida en que a cada enseñanza, a cada consejo, a cada llamado de atención, a cada plática siempre exista un sabor especial y una luz propia  que si hijo pueda identificar y diferenciar de los demás sabores y luces que a su alrededor el mundo le ofrece. Por eso ustedes son la sal de la tierra y la luz del mundo, porque son los únicos que desde el nacimiento de sus hijos pueden hacer que ellos sean útiles, responsables, sensibles con el hermano necesitado, solidarios y comprometidos con las obras sociales, integrantes de algún movimiento o grupo que en su parroquia exista, dedicados a sus estudios y respetuosos de las normas que se lleven en la casa. Es decir, su hijo es lo que usted le ha enseñado en el transcurso de su vida, su hijo es lo que ha visto en usted como padre de familia, su hijo es el reflejo de su personalidad, su hijo actúa de acuerdo a como usted es en la casa.
Es verdad que afuera del hogar, los hijos aprenden muchas cosas buenas y desafortunadamente  poco productivas para ellos, pero la primera enseñanaza es la que   prevalece en ellos, ya que actúa como un  juez interior que desde lo profundo de sus corazones les ayudarán a decidir entre lo bueno y lo malo (en algunos casos muchos hijos son alcohólicos o adictos porque vieron estos ejemplos en sus propias casas).
Padres, recuerden que Jesus nos dice hoy si la sal pierde sus propiedades o la luz no ilumina, no sirven para nada; entonces si los padres no cumplen sus funciones como sal y luz de sus hijos, sirven para algo?, usted como padre de familia es sal y luz de sus hijos?
No es fácil ser padres, no es facil educar, no es fácil entender al otro, creo que la única manera de poder hacer esto fácil y motivante es recordar siempre que sus hijos son el resultado del amor, son el milagro de la vida bendecido por  Dios, son  la continuidad de su sangre o raza, son  la comtemplación del misterio de la vida.
Padres, es el momento de fortalecer las acciones buenas que hacen que su familia tenga un sabor especial y luz propia. Si no ha comenzado, es el momento para hacerlo.    

miércoles, 16 de abril de 2014

SEMANA SANTA O RECESO DE PRIMAVERA?

Hoy la Iglesia católica celebra con gozo y alegría el inicio de la Semana Santa. Los ramos, las plantas o los pañuelos que en muchas parroquias utilizaron para recordar la entrada triunfal que hace Jesús en Jerusalén nos abre la puerta a la celebración del triduo pascual: pasión, muerte y resurrección del Hijo de Dios.


La Semana Santa en muchos países coincide con el famoso receso de primavera, tiempo que muchas instituciones educativas aprovechan para descansar por el trabajo realizado desde el mes de septiembre; al mismo tiempo, nuestros hijos estarán más tiempo en la casa levantándose un poco más tarde, viendo T.V. hasta altas horas de la noche o de vacaciones dentro o fuera del Estado.


Frente al receso que vamos a vivir, nuestros hijos entienden el significado de la semana santa?, participan ellos de los actos litúrgicos como la Celebración de la Ultima Cena, el Viacrucis y la Gran Vigilia de Pascua?, oran un poco más?, practican el Sacramento de la reconciliación y asisten a la Eucaristía?, en conclusión, en su familia la Semana Santa es un tiempo de descanso o de oración?


Padres, este es el tiempo oportuno para que en familia rescatemos el sentido de la Semana Santa, eduquemos a nuestros hijos explicándoles el significado de lo que acontece el Jueves, Viernes y Sábado Santo, en casa oremos un poco más  antes de tomar un alimento o de ir a dormir, participemos de la Eucaristía y los eventos que la comunidad organiza en este tiempo, hagamos lo posible para estar más tiempo con ellos, de tal manera que la T.V. o los amigos no nos quiten el papel de formadores.


Es una semana de receso, recuerde padre que no se le debe saturar con funciones, horarios extremos o responsabilidades académicas. Ellos también necesitan descansar, salir un poco, ver T.V. o levantarse tarde; la situación  es hacer todo esto de manera equilibrada, de tal manera que vivan la Semana Santa en su parroquia pero descansen lo suficiente, oren en familia pero también vean T.V., asistan a la Eucaristía pero diviértanse con sus amigos, levántese un poco tarde pero colaboren con la casa, de un poco más pero reciba mucho más.


Familia, que en esta Semana Santa, podamos vivir la verdadera Resurrección en Cristo Jesús. 

miércoles, 9 de abril de 2014

¿RECUERDA LAS FECHAS ESPECIALES DE SU FAMILIA?

Dentro de las características que tienen nuestras familias, está la de celebrar las fechas especiales; estos momentos únicos nos traen a la memoria  acciones que sólo ocurrieron una sola vez y que no volverán a llegar, tales como:  la fecha en que se conocieron, el día que unieron sus vidas desde el Sacramento del  matrimonio, el nacimiento de su primer hijo o de los posteriores, las fechas de cumpleaños, la fecha de aniversarios y otras celebraciones que hacen parte de aquello que llamamos recuerdos familiares.


Todo esto nos hace profundizar la pregunta que sustenta la reflexión para el día de hoy: padres, recuerdan las fechas especiales de su familia? recuerdan, celebran y expresan esos momentos inolvidables?


El trabajo en exceso, las distracciones sociales, a veces la falta de fortalecer el amor, hacen que se nos olviden ciertos momentos que marcaron nuestra vida. Posiblemente a la fecha de hoy, usted no volvió a recordar o se le olvidó decirle a su hijo (a) o esposo(a) feliz cumpleaños, te amo mucho, gracias por compartir un año más de aniversario, feliz día del padre, feliz día de la madre, feliz día de la familia, felicitaciones por tu ascenso en el trabajo, me siento orgulloso(a) de ti por las calificaciones en la escuela, gracias por el día de hoy...  Estas fechas reciben el nombre de especiales porque cuando un ser querido las expresa, el sentido y significado de la familia se fortalece mucho más.


Padres, les invitamos para que en su calendario o agenda personal, anoten  las fechas especiales de su familia para este año; piensen cómo van a celebrarlo y qué les van a decir, de tal forma que cuando llegue ese día, su familia sienta que verdaderamente no es una fecha común, sino una fecha especial.
Padres, a veces los detalles costosos y en ocasiones adquiridos a último momento no trascienden; un abrazo fuerte, un beso con el corazón, un desayuno a  la cama preparado por usted o una acción de la cual no está acostumbrado, deja tanta huella que ni el paso del tiempo logra borrarlo.


No es tarde, si  lo olvidó o está cerca la fecha, está a tiempo para celebrar con los suyos el gozo de ser parte de un núcleo social que es la escencia y futuro de la humanidad: la familia (Papa Emérito Benedicto XVI (06-06-2012).


Pregunta a reflexionar: ¿Recuerda las fechas especiales de su familia?

miércoles, 2 de abril de 2014

Sabes multiplicar panes y peces en tu familia y comunidad?

El Evangelio de San Mateo nos trae uno de los milagros más importantes que Jesús hizo frente a un grupo mayoritario de personas que lo seguían hasta obtener del Maestro su compasión y curación para aquellos que estaban tristes y enfermos (Mateo 14:13-21). Este gran acontecimiento se conoce como la multiplicación de los panes y peces; de hecho, este milagro es tan trascendental que lo podemos encontrar en los otros tres evangelios (Marcos 6:30-44, Lucas 9: 10-17 y Juan 6: 1-15). Los invitamos para que nuevamente lea este pasaje bíblico y analice las cuatro acciones (tomar, mirar, bendecir y partir) que hace Jesús con los  cinco panes y los dos pescados, de tal forma que podamos repetir este milagro en nuestros hogares y parroquias:
v  Cuando Jesús toma en sus manos los panes y los pescados para suplir el hambre en la gente  nos está enseñando la importancia de tomar en nuestras manos los problemas que hay en la familia, tomar las riendas del servicio que la parroquia a la cual perteneces necesita.  
v  Cuando Jesús alza la mirada al cielo para pedir a Dios Padre por el milagro nos está enseñando que debemos de mirar al cielo y contar siempre con Dios en cada cosa que vayamos a realizar; nos está enseñando que cualquier proyecto que podamos ejecutar siempre contemos con Dios para todo. 
v  Cuando Jesús pronuncia la bendición sobre los panes y peces nos está enseñando que la oración nos da la confianza para asegurar el milagro; nos está enseñando que la oración debe ser un soporte importante en cada objetivo que nos propongamos.
v  Cuando Jesús parte y da los discípulos los panes y los peces para la gente, nos está enseñando que  debemos de partir y repartir nuestros talentos entre la familia y la comunidad para que entre todos podamos aportar nuestro granito de arena en la construcción de una nueva sociedad.

Lo interesante de este milagro es que  sobraron 12 canastos, todos comieron (había más de cinco mil personas). ¿Se imagina si usted toma el problema de su familia o comunidad con seriedad, cuenta con Dios para resolverlo, ora confiado en el milagro y brinda su talento  al servicio de su familia o siendo parte activa de la parroquia?
Seguramente sobrarían muchos canastos llamados talentos, oportunidades de trabajo, amor y compasión al necesitado, apoyo al paisano y muchas cosas más en tu comunidad.

Te invitamos a poner en práctica este milagro comenzando por tu familia y proyectándolo a la comunidad. 


miércoles, 26 de marzo de 2014

Actividad Parroquial: "Participación en la Vida y Misión de la Iglesia"

En el Año internacional de la Familia declarado por la ONU (Organización de las Naciones Unidas) y como preparación a la Celebración de la III Asamblea extraordinaria del Sínodo de Obispos: “Los Desafíos Pastorales de la Familia en el Contexto de la Evangelización” (Octubre 5-19 de 2014), El Ministerio Hispano de la Diócesis de Raleigh les hace la cordial invitación a ser parte del proceso de formación que comenzó exitosamente con la Actividad Familiar en el mes de febrero, donde 250 familias profundizaron el discurso del Papa Francisco: "Familia, vive la Alegría de la Fe" en sus hogares y enviaron sus fotos, que luego fueron presentadas al Pontificio Consejo para la Familia, en Roma. 
Nuestro segundo paso será una Actividad Parroquial llamada: “Participación en la Vida y Misión de la Iglesia” tomada de los Numerales 49 y 50 de la Exhortación Apostólica Familiaris Consortio, bajo los siguientes criterios:

Objetivo
Profundizar desde la parroquia, la importancia de la familia en la vida y misión de la Iglesia a la Luz de la Exhortación Apostólica Familiaris Consortio.

Estrategias para la actividad Parroquial 
• Cada parroquia o misión con la autorización de su Párroco o Administrador Parroquial, formará o asignará previamente a un grupo de personas (líderes de los grupos existentes entre jóvenes y adultos, parejas o familias, miembros de la pastoral familiar parroquial, entre otros) para coordinar la actividad.
• Cada parroquia es autónoma en elegir la metodología de trabajo que implementará en la actividad con las familias hispanas y angloamericanas (sugerimos: la actividad de manera bilingüe o de manera simultánea formando dos grupos de trabajo)
• Recomendamos finalizar la actividad con un compartir.
• Sugerimos invitar a las familias compartir la experiencia vivida con personas de otras parroquias.
• Una vez que desarrolles este material, puedes enviarnos una foto con las familias indicando el nombre de la Parroquia o Misión, antes del 30 de abril, a través del siguiente correo electrónico:
William.Cardona@raldioc.org o hashtag: #NuevasFamiliasalaLuzdelaPalabrayelMagisterio

Con las fotos realizaremos un álbum parroquial y lo enviaremos al Pontificio Consejo para la Familia en Roma.
Dónde?
Cada Parroquia o Misión, desarrollará este material bajo la autorización de su Párroco o Administrador Parroquial. 

Cuándo?
Las Parroquias o Misiones, acordarán un día y hora de la semana, entre el 31 de Marzo y 6 de Abril.

Cómo?
Si desea ser parte de esta Actividad Parroquial, puede descargar el material de trabajo haciendo clic en el siguiente enlace:
Nuestro siguiente paso es llevar a cabo Asambleas Familiares: “La Familia y el Triduo Pascual”  los días 13, 14 y 15 de abril en las Parroquias o Misiones  como preparación a la Semana Santa.

Para mayor información puede comunicarse con:

miércoles, 19 de marzo de 2014

En su Familia... hay normas?

La sociedad en la que vivimos esta envuelta en la ola del facilismo y la practicidad; a tal punto que sin moverte de la casa, puedes por internet ver y comprar todo lo que tu quieras, o sin moverte del sofá  por medio de comandos de voz puedes apagar y prender, cerrar o abrir todo los electrodomésticos, puertas o ventanas de tu hogar. Hoy nuestras  familias tienen muchas cosas, tienen tanto que en algunas no hay espacio ni siquiera para las normas, es decir aquello que se sabe, se cumple y no hay necesidad de repetirlo. De todo esto, vale la pena preguntarnos: en mi familia, núcleo compuesto por padres, hijos y parientes, cada quien hace lo que quiere?, en mi familia se respetan las normas?, en conclusion, hay normas en mi casa?

Las normas es el conjunto de reglas claras que usted como padre o madre de familia cumple y hace cumplir con sus hijos; con el paso del tiempo cuando sus hijos van creciendo esas normas se van fortaleciendo y se van agregando otras que nacen del diálogo y de la necesidad del medio donde se vive; de tal manera que quienes integran este tipo de familias tienen como valor agregado la armonía, cualidad que el facilismo y la practicidad no ofrece.
Las normas determinan el tipo de familia que usted com padre de familia tiene. Lo que reflejan sus hijos fuera de la casa es lo que usted le ha inculcado en su proceso de formación, a tal punto que el comportamiento, las actitudes, la manera de ver las cosas, la asistencia y participación en la Iglesia de su familia muestran que es lo que verdaderamente hay de puertas para adentro en su hogar. En pocas palabras, dime como es tu familia a nivel de normas y te dire quien eres como padre.

Padres de familia, es el momento oportuno para que hagamos una evaluación y de paso, si es conveniente reedireccionemos el papel que estoy coumpliendo. Si en la evaluación te das cuenta que en tu núcleo familiar existen normas claras que se cumplen sin necesidad de insistir o recordar, ¡felicitaciones!, porque están educando hombres y mujeres de bien, que seguirán fortaleciendo ese legado cuando ellos alcancen sus metas personales, familiares y comunitarias. Pero si en la evaluación te das cuenta que en tu hogar no hay normas, cada quien hace lo que quiere, no hay autoridad en el buen sentido de la palabra de padres hacia  hijos, la situación seria preocupante, ya que estas dejando que la sociedad llamada consumismo, moda, indiferencia, ateismo religioso e irresponsabilidad cumpla uno de tus  roles: direccionar con normas la familia para que exista armonia. 


Estamos a tiempo para que por medio del diálogo fraternal, la asesoría de personas expertas en dichos temas, sacerdotes y personas que trabajan en tu parroquia nos brinden la asesoria necesaria para reedireccionar el rumbo del hogar. No es tarde, estamos a tiempo para que comencemos hacerle espacio a la norma y bajemos la intensidad de la ola llamada facilismo y practicidad.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Tú, estás vivo o muerto?

Existe un una discusión entre Jesús y  los saduceos, un grupo de sacerdotes ricos y poderosos,  asociados al Templo de Jerusalén que en algunas ocasiones eran velicosos y groseros en sus interacciones sociales. El tema de discusión gira en torno a la resurreción, ya que ellos le preguntan a Jesús cuál de los siete hermanos que murieron y se casaron con la misma mujer le pertenecerá en la otra vida?

Jesús, frente al cuestionamiento responde que en la otra vida todos seremos tratados como ángeles y no volveremos a morir ni a casarnos nuevamente,  porque gozaremos de la resurreción ya que nuestro Padre, es un Dios de vivos, no de muertos. (Ver San Marcos 12, 18-27)

Que tan importante es entender que somos hijos de un Padre vivo, que esta presente en cada movimiento que realizamos, en cada cosa que proyectamos, en cada meta planeada, en cada acción que hacemos desde la mañana hasta que termina el día. Eso quiere decir, que si nos sentimos verdaderos cristianos católicos tenemos que vivir cada momento con toda intensidad, tenemos que reflejar al otro (hijos, esposa, esposo, familiares, amigos, comunidad, etc.) que estamos vivos, que existimos, que estamos presentes, que soy persona, que tambien siento, que también valgo, que soy un ser único e irrepetible sobre la tierra.

No podemos como cristianos católicos proyectar acciones o pensamientos de muerte, no podemos sentirnos tristes, sin metas, deprimidos, sin ganas de vivir; sintiéndonos despreciados o acomplejados, menos personas a pesar de los problemas que tal vez estemos teniendo.

Somos hijos de un Dios vivo, somos personas que podemos aprovechar al máximo nuestras cualidades y ponerlas al servicio de la familia y la comunidad.

Preguntémosnos hoy: ¿estás vivo o muerto? Si tal vez no sabes, mírate en el espejo y te darás cuenta que tu rostro te ayudará a encontrar la respuesta. Si estás vivo, proyecta ese ánimo a los tuyos, pero si estas muerto en vida, entonces que descanses en paz.


miércoles, 5 de marzo de 2014

Cómo vivir la Cuaresma en Familia?

Este miércoles de ceniza muchos de nosotros acudiremos a la Parroquia, para recibir de parte del Sacerdote ó del Ministro encargado, la imposición de la Santa Ceniza en la frente; así la Iglesia Universal nos recuerda, que somos polvo y en polvo nos convertiremos después de dejar este mundo. A su vez, el calendario litúrgico nos indicará el comienzo de la cuaresma, que en términos prácticos, fueron los cuarenta dias que Jesús pasó en el desierto donde fue tentado por el diablo (Mateo 4,1-11).

            En este día, muchos católicos asistirán a este acto religioso. Esperamos que Usted tenga la total claridad de lo que va hacer, es decir: ¿Conoce  el compromiso que asumirá después de  colocarse la ceniza en su frente?  ¿Sabe  que como padre de familia, en este tiempo tiene la misión de cambiar radicalmente, aquello que no lo deja ser una persona coherente en sus actos?, ¿Sabe cómo vivir este tiempo de cuaresma en familia?

            Padres de familia este es el tiempo perfecto, para realizar sacrificios que podrían ayudarlo a liberarse de las cadenas que lo han mantenido preso. Es el tiempo de liberarse de las cadenas llamadas adicciones (cigarrillo, alcohol, drogas, juegos de azar, etc.) de las cadenas llamadas orgullo, prepotencia, falta de compromiso con su parroquia, indiferencia con el prójimo; de la cadena llamada infidelidad, de la falta de amor por su familia; de la cadena llamada apego a lo material, compras innecesarias, etc. De la cadena llamada desperdicio del tiempo (de la televisión, redes sociales, etc.)

            La señal de la cruz que llevará en su frente este miércoles de ceniza, indicará que se ha comprometido con Dios, con la Iglesia, con  su comunidad, y lo más importante con su familia; compromiso que lo conducirá a cambiar en cuarenta días, actitudes negativas por actos buenos y generosos. Usted padre de familia hará un pacto con sus seres queridos, para no volver hacer aquello que la conciencia le ha dicho: ¡no es lo correcto!.


            No va a ser fácil, porque así como el diablo tentó tres veces a Jesús él te va a tentar mucho más,  para que no cumplas con tu compromiso.  Todo depende de la capacidad de sacrificio y amor que tengas para con los tuyos. Da por hecho, que los tuyos te lo agradecerán; vale la pena, ¡anímate no es tarde!

viernes, 28 de febrero de 2014

El "YO" Familiar


Como seres humanos hemos sido creados de manera individual, no como clones de “La Guerra de las Galaxias”o de “Matrix” para los que somos peliculeros y para los que no son peliculeros les diría que somos modelos exclusivos, no como camisas de tiendas de a peso.  El desarrollo de nuestra vida como seres adaptados e integrados a una sociedad y sobre todo llenos de alegría y felicidad depende inicialmente de nuestra salud física, psicológica y espiritual todas ellas unificadas en armonía dentro de cada uno de nosotros.  Para que esto sea posible luchamos por comer bien, hacer ejercicios, tener tiempo de recreación, controlar nuestras emociones, evitar conflictos, superar los miedos,  en pocas palabras: estar seguro de uno mismo.  Esta seguridad nos lleva al éxito profesional, matrimonial y familiar.  Con personas así construimos un mundo mejor.  Pero en esta búsqueda personal se nos hace énfasis en desarrollar las propias capacidades, los dones espirituales que Dios nos ha dado, afirmar el “YO” como seres únicos, imagen de Dios, con sentido de pertenecer a una nación, a una cultura, a una Iglesia…y esto está bien.  Pero a nuestro parecer nos faltaría ocuparnos del “YO” familiar que envuelve todos los “YO” mencionados.
Estamos de acuerdo que el sentido de pertenencia a un país, una religión, una profesión son importantes y anclan al individuo a un puerto seguro, pero el pertenecer a una familia con un padre y una madre presentes, activos, amorosos, expresivos solidifican la persona humana que aunque no exista una nación, una cultura, una profesión o una religión logrará la plenitud de sí mismo, su felicidad, su sentido de pertenencia a la creación de Dios como familia universal y repetirá el modelo construyendo a su tiempo una familia integrada al plan de Dios para la humanidad.
Nosotros como individuos procedemos de familias integradas que nos han dado la solidez de individuos, con tropiezos y debilidades de todo tipo (físico, emocional y espiritual) pero que hemos logrado superar basados en la imagen de Dios a través de nuestros padres unidos en matrimonio, presentes y activos, al mismo tiempo podemos decir que nuestro hijo se desarrolla como ser humano con un sentido de pertenencia a este país, a nuestra cultura hispana, a nuestra Iglesia Católica, pero lo que más le fortalece es su “YO” familiar, con sentido de pertenencia a nuestra familia que es Católica, multicultural, con debilidades y fortalezas, pero sobre todo llenos del amor de Dios para dar.

martes, 25 de febrero de 2014

Tú Familia le da gracias a Dios?

Hay un encuentro bastante interesante entre Jesús y los diez leprosos que él cura, después de escuchar la súplica que estos enfermos le hacen cuando iba de camino a Jerusalén. Lo extraño para Jesús fue que solamente un leproso, que era extranjero, le dio gracias por el milagro recibido; los otros nueve se fueron como si nada. (Lucas 17, 11-19)
            Si hacemos un poco de memoria de todas las cosas buenas que recibimos de Dios, nos damos cuenta que él constantemente está haciendo milagros en cada uno de nosotros. Por ejemplo: si estás leyendo este blog, significa que estás vivo, que puedes ver, que puedes moverte con facilidad ó con ayuda, que hoy estás al lado de tus seres queridos ó que los puedes llamar, si están a muchas millas de distancia; que puedes comer ó salir de compras con tu familia porque tienen dinero fruto del trabajo de la semana; que has podido hacer tantas cosas gracias a que Dios lo ha permitido.
            Después de hacer memoria de lo anterior, pregúntate: ¿Cuántas veces le das gracias a Dios en el día ó en la semana? ¿Cuántas veces le has enseñado a tu familia a darle gracias a Dios por todas las cosas que han recibido de él? ¿Cuántas veces le has expresado las gracias de corazón, a aquella persona que amablemente te ha ayudado en momentos difíciles?
            Jesús en este pasaje bíblico, nos recuerda la importancia de dar gracias cuando hemos recibido alguna ayuda ó en este caso un milagro. Él preguntó extrañado por los nueve leprosos que se fueron sin darle las gracias, y resaltó al extranjero que se devolvió de su camino, se echó por tierra a los pies de él expresándole su gratitud.

            La invitación que desde este espacio hacemos, es enseñarle a nuestra familia a dar gracias todos los días por cada cosa que recibimos en la escuela, en el trabajo, en la Iglesia; de cualquier persona ó en cualquier lugar donde nos encontremos.  Más aún si somos extranjeros,  puesto que es motivo de agradecimiento el que se nos permita proyectar un futuro en tierra ajena.                                                                                                                                          Que fácil es decir  “¡GRACIAS DIOS!” por todo lo que me das.  Comienza a partir de hoy a practicarlo con los tuyos  hasta que se convierta en un hábito para el diario vivir.