viernes, 17 de octubre de 2014

Qué tanta fe hay en tu familia?

Hay un pasaje del Evangelio bastante interesante entre los apóstoles y Jesús.  Ellos en su proceso de aprendizaje y absoluta confianza, le piden al Maestro que les aumente su fe porque tal vez sienten o creen que no es suficiente con la que tienen. Jesús, por su parte cree que la fe que tienen ellos es menor al tamaño de un granito de mostaza, ya que si fuera así podrían mover hasta montañas (Lucas 17, 6-7).

Podríamos trasladar este pasaje bíblico al interior de nuestras familias a manera de preguntas: ¿qué tan grande es la fe de sus  hijos o padres? Como padres, ¿les estamos enseñando a nuestros hijos el valor, significado y fortalecimiento de la fe en su vida interior?, ¿doy testimonio de fe en lo que digo y hago?, en conclusión, ¿qué tanta fe hay en mi familia?

La palabra fe, conocida también como una de las virtudes teologales, proviene del latin fides que significa creer. Es decir, la fe es la confianza absoluta que uno deposita desde lo espiritual en el Padre, Hijo y Espíritu Santo a través de los Sacramentos y demás actos ministeriales que tu parroquia tiene para ti. Desde lo humano es aceptar la autoridad (el derecho de ser creído) de aquel en quien se cree que, para efectos de esta reflexión, serán los padres.

La fe siempre será uno de los pilares fundamentales en la formación de los hijos, puesto que si desde temprana edad se le inculca a ellos que no existen proyectos o sueños imposibles, que no existe la frase “no puedo”, que no existe la duda en la oración de petición que nace del corazón, que no existe ningún obstáculo (raza o “papeles”) para alcanzar todo lo que esté en tu mente. Basta con decir y demostrarles a nuestros hijos que la fe (creencia) del tamaño de un grano de mostaza puede trasladar la montaña de los sueños al mar de la realidad.

Ahora, junto a la fe es importante agregarle esfuerzo, sacrificio y dedicación a cada objetivo trazado, ya que la responsabilidad no se la podemos dejar en su totalidad al que todo lo puede. Quizás eso fue lo que pensaron los apóstoles, por eso el llamado de atención que les hace Jesús. Padres, recuerden que familia que cree unida permanecerá unida.


Quisiéramos a manera de reflexión, dejar la siguiente pregunta para que nos compartan sus respuestas o comentarios: ¿Qué tanta fe hay en tu familia?

Para más información puede visitar la página: www.iglesiasdomesticas.com 

miércoles, 8 de octubre de 2014

Y en su familia hay normas?

La sociedad en la que vivimos esta envuelta en la ola del facilismo y la practicidad; a tal punto que sin moverte de la casa, puedes por internet ver y comprar todo lo que tu quieras, o sin moverte del sofá  por medio de comandos de voz puedes apagar y prender, cerrar o abrir todo los electrodomésticos, puertas o ventanas de tu hogar. Hoy nuestras  familias tienen muchas cosas, tienen tanto que en algunas no hay espacio ni siquiera para las normas, es decir aquello que se sabe, se cumple y no hay necesidad de repetirlo. De todo esto, vale la pena preguntarnos: en mi familia, núcleo compuesto por padres, hijos y parientes, cada quien hace lo que quiere?, en mi familia se respetan las normas?, en conclusion, hay normas en mi casa?

Las normas es el conjunto de reglas claras que usted como padre o madre de familia cumple y hace cumplir con sus hijos; con el paso del tiempo cuando sus hijos van creciendo esas normas se van fortaleciendo y se van agregando otras que nacen del diálogo y de la necesidad del medio donde se vive; de tal manera que quienes integran este tipo de familias tienen como valor agregado la armonía, cualidad que el facilismo y la practicidad no ofrece.

Las normas determinan el tipo de familia que usted com padre de familia tiene. Lo que reflejan sus hijos fuera de la casa es lo que usted le ha inculcado en su proceso de formación, a tal punto que el comportamiento, las actitudes, la manera de ver las cosas, la asistencia y participación en la Iglesia de su familia muestran que es lo que verdaderamente hay de puertas para adentro en su hogar. En pocas palabras, dime como es tu familia a nivel de normas y te dire quien eres como padre.

Padres de familia, es el momento oportuno para que hagamos una evaluación y de paso, si es conveniente reedireccionemos el papel que estoy coumpliendo. Si en la evaluación te das cuenta que en tu núcleo familiar existen normas claras que se cumplen sin necesidad de insistir o recordar, ¡felicitaciones!, porque están educando hombres y mujeres de bien, que seguirán fortaleciendo ese legado cuando ellos alcancen sus metas personales, familiares y comunitarias. Pero si en la evaluación te das cuenta que en tu hogar no hay normas, cada quien hace lo que quiere, no hay autoridad en el buen sentido de la palabra de padres hacia  hijos, la situación seria preocupante, ya que estas dejando que la sociedad llamada consumismo, moda, indiferencia, ateismo religioso e irresponsabilidad cumpla uno de tus  roles: direccionar con normas la familia para que exista armonia. 


Estamos a tiempo para que por medio del diálogo fraternal, la asesoría de personas expertas en dichos temas, sacerdotes y personas que trabajan en tu parroquia nos brinden la asesoria necesaria para reedireccionar el rumbo del hogar. No es tarde, estamos a tiempo para que comencemos hacerle espacio a la norma y bajemos la intensidad de la ola llamada facilismo y practicidad.

Para mayor información visite: www.iglesiasdomesticas.com 

miércoles, 1 de octubre de 2014

Por qué celebrar los 15 años de su hija?

Una de las fiestas a la cual nosotros los hispanos o latinos  dedicamos un buen tiempo, es la celebración de los 15 años donde las justificaciones son interminables. Los hacemos en honor a nuestra hija por su nueva etapa que comienza; en alegría porque una de nuestras familiares se merece esto y mucho más; en acompañamiento porque es la hija de mi mejor vecino y debo estar presente; en elección porque hago parte del grupo de chambelanes, damas o padrinos; en fin, las razones son muchas para tal ceremonia o recepción. De todo esto, usted se ha  puesto pensar cuánto vale en términos económicos la fiesta?, cuánto vale en sacrificio, tiempo y dedicación la logística para tal evento?

La celebración de los 15 años se remonta a los  Aztecas y Mayas de México, quienes realizaban ritos de pubertad para indicar la entrada a la vida adulta y la aceptación de responsabilidades de las mujeres. En estas culturas, al llegar a la fecha de 15 años, las jóvenes salían de la familia a la escuela telpochcalli donde aprendían la historia, tradiciones de su cultura y se preparaban para el matrimonio. Con la conquista, los españoles, que eran católicos, incluyeron en la tradición indígena la Eucaristía. En el siglo XIX, el emperador de México, Maximiliano y su esposa Carlota, introdujeron  el vals y  vestidos elegantes. En el 2004, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos aprobó una liturgia específica para esta celebración, durante la cual se presenta a la joven ante la comunidad parroquial ya como persona adulta y recibe una bendición que incluye –según el texto de los obispos- “el compromiso de la quinceañera con Dios y con la Virgen María para vivir su vida de acuerdo a las enseñanzas de Cristo”.

De todo esto podemos decir que la fiesta de 15 años tiene dos objetivos importantes: El primero, es la acción de gracias que los padres hacen en la Eucaristía por ser formadores de un ser que ellos procrearon con amor y que durante este tiempo fueron sus guías en cada lágrima y risa que ella pudo sentir; y el segundo objetivo, es asumir por parte de la quinceañera las responsabilidades, toma de decisiones lógicas, importancia del servicio en la familia y en la comunidad que a partir de este momento ella adquiere. La fiesta de los 15 años no es: un vestido costoso, una limosina, una recepción con todas las comidas, cerveza y licor de todos los sabores y colores; un alquiler de un salón, una contratación de grupos musicales o DJs; una decoración exagerada, etc. La fiesta de 15 años es una ceremonia sencilla pero sobria, con invitados pero allegados a la familia; una recepción pero con lo necesario; una comida pero compartida con amor; un fiesta pero sin exceder en la música y en el licor.  Recuerde que la celebración es para su hija, no para todo el vecindario.

Si económicamente usted es de las personas que podría “tirar la casa por la ventana” como decimos coloquialmente, pues hágalo, ya que hace parte del grupo minoritario que no le afecta la crisis económica por la que estamos pasando. Pero si el caso es diferente, lo invitamos a que sea sencillo en este acontecimiento; su hija lo entenderá si hay un diálogo fraterno con ella.

Pueda ser que la fiesta de 15 años que dura un poco más de doce horas, no se  convierta en  quince años de deuda con el banco, pérdida de la casa que con tanto sacrificio compró o problemas con su  amigo que le prestó el dinero. 

Para más información visite la página: www.iglesiasdomesticas.com


miércoles, 24 de septiembre de 2014

Las tentaciones de Jesús en el hombre de hoy... Tercera Parte: Idolatría

El evangelio de Mateo nos trae una de las experiencias fuertes que Jesús vivió durante cuarenta días en su paso por el desierto.  Cuenta el evangelista que al final de ese largo ayuno, fue tentado por el demonio, donde éste le ofreció a Jesús los tres grandes males del hombre: materialismo, poder e idolatría (Ver Mateo 4, 1-11). Tentaciones que Jesús rechazó radicalmente, pero que muchos de nosotros no hemos podido hacerlo, porque seguimos escuchando la voz del mal. Veamos:

Idolatría: "Después el diablo lo llevó a una montaña altísima y, mostrándole los reinos del mundo y su gloria, le dijo: Todo esto te daré, si te postras y me adoras" (Mateo 4, 8-9)

Uno de los grandes males que aqueja la fe del cristiano-católico actual,  es divinizar todo aquello que está a su alrededor, confundiendo la acción sanadora y misericordiosa de Dios con actos que ciertos individuos realizan de manera teatral; haciendo que se distorsione la escencia de la fe y se caiga en la idolatría, tentación que Jesús superó de manera práctica, recordándonos que sólo a Dios adoraremos y le rendiremos culto a través del compartir, o sea en la Eucaristía, donde todos somos iguales (aunque algunos piensen lo contrario) y el pan es partido y compartido con amor.

Desde la fe no podemos distorsionar nuestra creencia; si usted tiene dudas en qué cree, entonces lo invito a que lea y trate de entender con la ayuda del sacerdote el “Credo de los apóstoles” de tal forma que usted comprenda los fundamentos por los cuales enfoca su fe en la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo), en la Virgen María, la Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón, la resurrección y la vida eterna. No se deje engañar por aquellos que utilizan la fe para hacerse ricos, curar enfermedades como si fueran chamanes con demostraciones acrobáticas o ritos extraños; no se deje engañar por aquellos que se creen santos y te tildan de pecador por cada acto que haces. Recuerde que Jesús no nos está señalando siempre con su dedo acusador; al contrario, él siempre está con su mano extendida ayudándonos, diciéndonos que nosotros somos importantes para él; que a pesar de nuestros errores, podemos cambiar y ser parte de su proyecto de vida que es el Reino de los Cielos.  Sólo nos pide una cosa: tener fe del tamaño de un grano pequeño y el nos asegura que podemos mover montañas.


No caigamos en la idolatría o en el eclecticismo de practicar y asistir a un sin número de rituales (horóscopos, cartas, lectura del tabaco, tarot, etc.) y mezclarlos con nuestras creencias católicas. Formemos a nuestros hijos con fundamentos sólidos y prácticos, que si están acompañados por el testimonio y el servicio, seguros que ésta tercera tentación estará vencida como lo hizo el Maestro en el desierto. 

Para más información visite nuestra página: www.iglesiasdomesticas.com 

martes, 16 de septiembre de 2014

Las tentaciones de Jesús en el hombre de Hoy... Segunda Parte: Poder

El evangelio de Mateo nos trae una de las experiencias fuertes que Jesús vivió durante cuarenta días en su paso por el desierto.  Cuenta el evangelista que al final de ese largo ayuno, fue tentado por el demonio, donde éste le ofreció a Jesús los tres grandes males del hombre: materialismo, poder e idolatría (Ver Mateo 4, 1-11). Tentaciones que Jesús rechazó radicalmente, pero que muchos de nosotros no hemos podido hacerlo, porque seguimos escuchando la voz del mal. Veamos:

Poder :"Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: "Encargará a los ángeles que cuiden de ti, y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras" (Mateo 4,6)

Cuando uno piensa en el poder, necesariamente debe pensarse en que existen dos clases de personas, el que gobierna y el que es gobernado, el amo y el esclavo, el patrón y el empleado, el supervisor y el trabajador, el que está arriba y el que está abajo. Estas dos maneras de ser en la sociedad, en algunas familias están representadas en el padre que se cree la autoridad suprema porque es hombre, porque es el que lleva el cheque más grande, porque es el que paga ciertas deudas, porque es el que puede salir solo y llegar a la hora que quiere, porque es el que arregla los problemas a golpes, porque es el que supuestamente tiene el poder; y en la mujer que es todo lo contrario: es la que obedece a la autoridad de su marido macho, le entrega el cheque a su marido porque el de ella es menor, es la que paga ciertos gastos sencillos, es la que no puede salir sola ni compartir con sus amigas, es la que recibe los golpes para solucionar los problemas, es la que supuestamente está sometida al poder. 
    
Esta clase de poderes que se evidencian en algunas familias, llevan a formar hijos machistas y niñas sometidas a la autoridad, que gracias al ejemplo de sus padres garantizará que las siguientes generaciones continúen por este caminar. Por eso, es importante que el poder en la familia esté entendido como responsabilidad de padre y madre; debe estar entendido con normas claras que surgen del diálogo y el compromiso, debe ser entendido como un mecanismo de crecimiento, de corrección fraterna y de amor incondicional. El poder en la familia está unido al testimonio de los padres, que a través de sus actos forman, llevando a la práctica la siguiente frase: “dime cómo formas a tu hijos, y te diré cómo son ellos”.

Padres, Jesús frente a ésta prueba, le recomienda a Satanás no tentar a Dios, no abusar del poder, no imponer a la fuerza la norma. Por ello, estamos a tiempo de ser la gran alternativa para cambiar y ser mejores padres, ya que  nuestros hijos lo necesitan.

Próximo miércoles, la tentación de la idolatría.

Para más infrmación, visite nuestra página: www.iglesiasdomesticas.com 

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Las Tentaciones de Jesus en el hombre de hoy, Primera parte: Materialismo

El evangelio de Mateo nos trae una de las experiencias fuertes que Jesús vivió durante cuarenta días en su paso por el desierto.  Cuenta el evangelista que al final de ese largo ayuno, fue tentado por el demonio, donde éste le ofreció a Jesús los tres grandes males del hombre: materialismo, poder e idolatría (Ver Mateo 4, 1-11). Tentaciones que Jesús rechazó radicalmente, pero que muchos de nosotros no hemos podido hacerlo, porque seguimos escuchando la voz del mal. Veamos:

Materialismo :"Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes." (Mateo 4,3)
La gran mayoría de los hispanos  que llegamos a este país, carecíamos  de recursos que son importantes como medio para llevar una vida cómoda y digna: tener una casa donde vivir, tener un carro para transportarnos, tener tarjetas de crédito para comprar, tener ciertos lujos o gustos que podemos adquirir sin ningún problema, tener la posibilidad de irnos de vacaciones, tener….            El problema del verbo tener es cuando deja de ser un recurso y pasa a ser un deseo materialista por tener la mejor casa del vecindario, por tener el mejor carro último modelo, tener todas las tarjetas de crédito posibles para  comprar todo lo que hay en las tiendas e irnos de vacaciones a otro planeta. Esto es materialismo, cuando quieres convertir las piedras en panes, cuando quieres alcanzar todos tus caprichos, asi el cheque de la semana no alcance ni para los servicios de  tu casa o la gasolina de tu carro modelo 2013; a esto Jesús dice: "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios."

Frente a este materialismo exagerado que hace parte de nuestra vida cotidiana, es importante que pensemos por un momento o por más tiempo como lo hizo el maestro en el desierto. En qué invierto mi dinero?, qué hay en mi casa que me es útil o inútil?, soy un comprador impulsivo cuando estoy en una tienda o frente al carro de mis sueños? quiero convertir todas la piedras (deseos) en panes(realidades)?
Es el tiempo ideal para que reflexionemos esta primera tentación, de tal manera que podamos no solamente vivir con lo básico, sino también con cada palabra buena que sale de la boca de Dios. Como padres de familia, eduquemos a nuestros hijos en todo aquello que se puede y no se puede tener, asi estemos en el pais de las oportunidades.

Próximo mi
ércoles, la tentación del poder.

Para mas información visite nuestra página: www.iglesiasdomesticas.com
 


miércoles, 3 de septiembre de 2014

"Formando Nuevas Familias para la Nueva Evangelización"

En el Año internacional de la Familia declarado por la ONU (Organización de las Naciones Unidas) y como preparación a la Celebración de la III Asamblea extraordinaria del Sínodo de Obispos: “Los Desafíos Pastorales de la Familia en el Contexto de la Evangelización” (Octubre 5-19 de 2014), El Ministerio Hispano de la Diócesis de Raleigh, elaboró un plan de trabajo de manera inductiva y procesual -partiendo de la familia, hasta llegar el XVI Encuentro Diocesano de Catequistas y Líderes- bajo el tema: “Nuevas Familias a la Luz de la Palabra y Magisterio”; dos pilares fundamentales: la Sagrada Escritura (Palabra) lugar de encuentro familiar y las recomendaciones y acciones  presentadas por el Santo Padre desde los documentos de la Iglesia (Magisterio).

Durante este tiempo, los destinatarios han reflexionado temas asociados a la familia desde sus hogares -Actividad Familiar http://www.dioceseofraleigh.org/events/view.aspx?id=3635-  pasando por la profundización y toma de compromisos en sus parroquias -Actividad Parroquial http://www.dioceseofraleigh.org/events/view.aspx?id=3649 y Decanatos a través de dos Pre-Encuentros Familiares bajo la guía de la “Encíclica Luz de la Fe” los días 31 de mayo-http://www.dioceseofraleigh.org/events/view.aspx?id=3676 y  2 de agosto http://www.dioceseofraleigh.org/events/view.aspx?id=3677. Continuando con este Plan de Trabajo, el 6 de septiembre, catequistas y líderes nos daremos cita a partir de las 8;00 a.m. en la Parroquia de San Rafael en el XVI Encuentro Diocesano http://www.dioceseofraleigh.org/events/view.aspx?id=3765  bajo el tema específico: “Formando Nuevas Familias para la Nueva Evangelización” donde perfilaremos las Nuevas Familias que responderán a los desafíos culturales de la Nueva Evangelización desde el fortalecimiento de su Fe y proyección de su liderazgo en los ministerios parroquiales.

Los invitados que nos honrarán con su presencia y temáticas a desarrollar serán:

·         Excelencia Michael F. Burbidge
Obispo de la Diócesis de Raleigh

·         Monseñor Carlos Simón Vázquez
Sub-Secretario del Pontificio Consejo para la Familia
Tema: Formando Nuevas Familias para la Nueva Evangelización


·         Padre Rafael Capó, SCh.P.
Director del Instituto Pastoral del Sureste (SEPI)
Tema: Formando Nuevas Familias desde el Liderazgo

·         Sr. Jose H. “Pepe” Prado Flores
Director Internacional de las Escuelas de Evangelización San Andrés
Tema: Formando Nuevas Familias desde la “Familia de Emaús”


Desde ya! Agradecemos inmensamente su apoyo en esta gran actividad Diocesana. Si desea seguir este evento puede hacerlos a través de la estacion de radio: http://www.radiolavozdecristo.com 

Cualquier información sobre este Encuentro, puede comunicarse con:

William Cardona-Arias
Coordinator of Hispanic Family Life, Catechesis and Faith Formation
Phone: 9198219764
Mobile: 9198104213
Twitter:@williamyandrea

#encuentroseptiembre6   

martes, 26 de agosto de 2014

Nuestros hijos tienen demonios?

El Evangelio de San Mateo nos trae un pasaje bíblico de una mujer cananea que desesperadamente seguía a Jesús para que el Maestro pudiera curar a su hija del demonio que llevaba dentro. Después del diálogo entre estos dos personajes, Jesús quedó tan sorprendido con la fe de esta mujer que le aseguró a ella que todo lo que pida se le dará, de manera especial la curación de su hija (Leer Mateo 15:21-28).

Este Evangelio nos puede llevar a reflexionar sobre aquellos demonios que tal vez nuestros hijos tienen y nosotros por cuestiones de trabajo, obligaciones personales o tiempo dedicado al bar o a las compras no nos damos cuenta.  Estos demonios están a la espera de aquellos hijos  que viven solos, que no tienen comunicación, que no son apoyados, que no son motivados, que no son queridos, que no son tenidos en cuenta, que no son nada porque sus padres lo hacen sentir así; pero, cuáles podrían ser esos demonios que rondan a nuestros hijos?

Por cuestión de espacio, resaltaremos los tres grandes demonios que están a la espera del descuido de aquellos padres irresponsables para entrar al hogar:

·         Demonio del materialismo: Cuando nosotros como padres de familia pretendemos comprarle todo a nuestros hijos (juegos, ropa muy costosa, carros, celulares de última tecnología, darles mucho dinero o pagarles todos sus caprichos), pensando que de esta manera les demostramos  a ellos el amor que les tenemos. Tal vez ellos estarían más felices si diéramos amor y confianza que cosas materiales.  
 
·         Demonio del facilismo: Cuando  nosotros como padres de familia no les permitimos que nuestros hijos colaboren en la casa con las obligaciones básicas (colaborar con el aseo del cuarto, de la cocina, de la ropa, del jardín) pensando que ellos no deberían de hacerlo por ser menores de edad o porque tienen muchas tareas en la escuela. Tal vez ellos cuando sean grandes y vivan solos, agradecerán el haber aprendido a cocinar porque así no se morirán de hambre y no serán esclavos de las comidas rápidas y pre-cocidas.

·         Demonio de la falta de reglas: Cuando nosotros como padres de familia no somos claros o no tenemos reglas en la casa (horario de entrada y salida, horario para cenar o jugar, tiempo para la diversión y el trabajo) pensando que ellos no nos querrán porque les estamos exigiendo. Tal vez ellos estarían más seguros y felices en el hogar cuando hay claridad en las reglas, porque de esta manera conocen sus derechos y deberes con la familia.

Es el momento de pedirle  Jesús para que él nos ayude a liberar estos demonios que rodean a nuestros hijos, pero también es el momento de colocar de nuestra parte para que así como la mujer cananea, seamos curados por la fe que poseemos.

Para más información, visite la página: www.iglesiasdomesticas.com


miércoles, 20 de agosto de 2014

Usted abraza a su pareja?

Cuando un hombre y una mujer comienzan su relación de noviazgo, una de las grandes manifestaciones que juntos se expresan es a través del abrazo. Esta manera de demostrar el amor que empieza a fortalecerse entre ellos, se ve reflejada cuando: caminan tomados de la mano o abrazados; en los momentos de alegría o tristeza siempre existe el abrazo; al saludarse o despedirse el abrazo es el invitado esencial; en las celebraciones especiales, el abrazo es el mejor regalo que le puedes dar a tu pareja; en fin… en la relación de noviazgo, el protagonista es el abrazo.   Pero, qué pasa cuando las  parejas, después de haber tomado la decisión de casarse y de que haya transcurrido algún tiempo, comienzan a perder esta linda manifestación de cariño y amor? Por qué el abrazo pierde su papel protagónico entre los esposos? Por qué ya no nos abrazamos como antes o no nos tomamos de la mano?   Me da vergüenza abrazar a mi pareja?

El abrazo, también llamado forma de expresar los sentimientos más allá de las palabras,  es tan importante para el ser humano, que puede curar cualquier enfermedad o mejorar el bienestar emocional  en la persona o en la pareja. Algunos estudios detallan que las parejas, después de recibir un abrazo, su cuerpo libera una hormona que genera bienestar en las personas llamada oxitocina, enviándole al cerebro sensaciones de comodidad y vinculación innata, por lo que éste actúa como si todo fluyera muy bien; lo cual evita que la pareja sienta necesidad de buscar a alguien más. Por ello, presentamos cinco recomendaciones muy sencillas que usted puede tomar para fortalecer o comenzar a reavivar esta manifestación de cariño y amor con su pareja:

1.      Cuando se despierte en la mañana, abrace inmediatamente a su pareja saludándola y deseándole un feliz día.
2.       Haga suyo el propósito de caminar juntos tomados de la mano.
3.      Acostumbre a saludar o despedirse de su pareja siempre con un abrazo.
4.      Cuando se genere alguna discusión, no olvide que la mejor manera de reconciliarse es a través de un abrazo  
5.      Ore con su pareja o familia tomados de la mano.    

No es tarde, estamos a tiempo para revivir esta linda manifestación de amor que no cuesta nada y dice más que mil palabras.

Para mayor información visite nuestra página web: www.iglesiasdomesticas.com 


miércoles, 13 de agosto de 2014

"Yo soy el camino, la verdad y la vida"

Cuando se profundiza  la vida de Jesús de Nazaret, muchas personas recurren a conferencistas, expertos en cristología o hermenéutica Bíblia, que gracias al programa de Educación Religiosa que algunas parroquias presentan, es posible la preparación y comprensión del ser y quehacer del Gran Maestro. Ellos (los expertos) con su experiencia, nos contextualizan la vida de Jesús, nos presentan descripciones importantes a la hora de entender la misión y visión del Hijo de Dios. Esto es bueno, ya que debemos prepararnos para afrontar el desafío, de anunciar el Evangelio a tiempo y a destiempo, a los que no lo conocen o son indiferentes a ello (algunos profesionales, jóvenes, personas de otras religiones y culturas, ateos y hasta a un cierto grupo de católicos despistados).

El problema es cuando no hay preparación, cuando la  parroquia no brinda el espacio para la formación, cuando se pierde el interés por conocer más, pensando que ya lo sabemos todo, porque llevo muchos años en la Iglesia o soy muy amigo del Padre; o peor, cuando dejamos que cualquier persona nos hable de Jesús, simplemente porque se sabe un número de citas bíblicas de memoria.

El Capítulo 14 del Evangelio de Juan (versículo 6) colabora un poco en ese deseo de profundizar más la vida de Jesús cuando nos presenta la descripción sencilla que el mismo Maestro realizó al compararse con el camino, la verdad y la vida, cuando Tomás le pregunta preocupado a donde ir? Tres formas de comprender a Jesús, que podrían ser fáciles de entender pero difíciles de practicar. A continuación encontrará un pequeño significado de cada una de ellas, esperando que pueda ser de utilidad a la hora del llevarlas a la practicidad en su vida personal y comunitaria.

Yo soy el camino, cuando Jesús nos enseña que a través del testimonio podemos ser evangelizadores. Muchas personas encuentran a Jesús cuando ven el testimonio de los ministros parroquiales en sus hogares al ser buenos padres, buenos amigos en el trabajo, buenos esposos y respetuosos con la otra persona.

Yo soy la verdad, cuando Jesús nos enseña que a pesar de la dificultad siempre hay que decir la verdad, así el castigo sea la cruz. Muchas personas encuentran a Jesús cuando se dan cuenta que los ministros no vacilan al defender la verdad, no buscan su beneficio personal, al contrario, siempre están a favor de la justicia buscando el beneficio de la comunidad.

Yo soy la vida, cuando Jesús nos enseña que todos somos iguales sin importar que tú hayas sido pecador, enfermo, prostituta o extranjero. Muchas personas encuentran a Jesús cuando son aceptadas en la parroquia tal como son, cuando sienten que el templo es su casa y no  los discriminan por el color de piel, status migratorio o país de origen.

Tal vez si pudiéramos colocar en práctica estas tres comparaciones, les ahorraríamos muchos trabajos a los biblistas expertos en la materia y al mismo tiempo, ayudaríamos a la erradicación de los falsos profetas. 

Para mayor información visite: www.iglesiasdomesticas.com